LUIS COLLAR: “ESPAÑA ES UNA GRAN POTENCIA EN CINE Y ESPECIALMENTE EN LOS CORTOS”

 

El productor, uno de los homenajeados en la sexta edición de [ED+C], nos habla de su”debilidad” por el cortometraje y explica otros aspectos de su profesión: “Mucha gente cree que ser productor equivale a tener mucho dinero, pero, salvo algunas excepciones, no es así”.

 

18 de diciembre de 2018. El productor Luis Collar es, junto con el compositor Pascal Gaigne, el otro gran homenajeado en esta seta edición de la fiesta del cortometraje español.

 

Collar, que recomendó un interesante programa de cortos clásicos de ayer y hoy para el 21 de diciembre, nos atendió antes de la cita para analizar el sector del corto desde su experimentada posición y volver a declarar su amor por el formato corto.

 

-Desde La fiesta del corto/[ED+C] se propone acercar el cortometraje al público invitándole además a crear sus propias proyecciones. ¿Conocía el proyecto? ¿Qué le parece?

 

Si, conozco bien el proyecto desde su origen, desde que Pepe Jordana se empeñó en traerlo a España. Creo que es una gran iniciativa. Siempre he creído que hay cortometrajes que son auténticas joyas y cualquier acción que sirva para que el público los vea me parece estupenda.

 

-Ha producido largos, cortos y documentales, pero durante su carrera ha destacado especialmente por querer impulsar el corto tanto en nuevas plataformas como en cines tradicionales como el Capitol. ¿Podría explicar los motivos de esa debilidad por el cine corto?

 

Durante años dije que, si pudiera vivir solo produciendo cortos, no haría otra cosa. Ahora hago otras muchas cosas que también me encantan, pero seguro que seguiría produciendo cortos si hubiera conseguido hacerlo rentable.
Es cierto que tengo una debilidad por los cortos, me encantan. Como productor lo disfrutaba mucho porque se suelen hacer con gente joven que está en el comienzo de su carrera y transmiten una ilusión especial que suele ser menor en otro tipo de producciones. Como espectador los disfruto aún más porque son películas muy libres, que no dependen de sus financiadores y en las que todo el equipo puede dar rienda suelta a su creatividad, sin ningún tipo de condicionamiento previo.

 

He producido muchos cortos. Hace alrededor de diez años me propuse dejar de producir cortos porque tenía ya muchas obligaciones y veía que ya no me volcaba con ellos igual que antes, pero desde entonces no he podido resistirme y he producido otros tres cortos. Es más, el año que viene, aunque de forma minoritaria, voy a coproducir el nuevo corto de Oscar Bernácer.

 

-Mucha gente se queda con que el productor pone el dinero y manda, pero va mucho más allá.¿Cómo resumiría su trabajo para alguien que no conoce el funcionamiento de la industria del cine?

 

El productor es el único que permanece en todo el proceso de una película: desarrollo guion, financiación, rodaje, postproducción y comercialización. Y por eso es el puesto que más me gusta. Creo que para un productor lo más difícil es financiar la película y, en segundo lugar, comercializarla. Para un director, supongo que lo complicado será el desarrollo del guion y el rodaje.

 

Aunque en España lo más habitual es que el director escriba el guion de su película, para mí lo ideal es que el productor tenga la idea, contrate a un guionista para que la escriba, luego elija al director más adecuado, consiga la financiación… Ese es mi ideal de productor y, aunque de momento nunca lo he hecho así, es justo en lo que estoy ahora, desarrollando una idea mía que espero poder sacar adelante.

 

Y me gustaría aclarar que los productores no somos ricos. Mucha gente cree que ser productor equivale a tener mucho dinero, pero, salvo algunas excepciones, no es así. Y, cuando es así, lo normal es que sea muy merecido, pues producir es una profesión de mucho riesgo, se trabaja durante años para financiar una película sin tener la certeza de que se vaya a hacer.

 

-Desde su punto de vista. ¿Qué le falta al cortometraje para asentarse como un género propio ante el gran público, como los largos o las series?

 

Darse a conocer. Hace veinte años nadie veía cortos, es más, la mayoría de la gente no sabía ni lo que era un corto, pero en los últimos años hemos avanzado muchísimo, gracias a actividades como El Dia Más Corto, la proliferación de festivales o la emisión en televisiones como Movistar + o TVE, por ejemplo. Ahora mucha gente ha visto cortos y, aunque todavía es habitual que lo identifiquen con trabajos estudiantes, creo que poco a poco se van dando cuenta de la gran calidad que hay en el corto.

 

-Hay quien dice que de ocurrir eso, que el corto cree su propia industria, se arriesgaría a perder parte de su esencia y de su libertal artística. ¿Qué opina al respecto?

 

Es cierto. Como he dicho antes, una de las grandes virtudes del corto es la libertad creativa, que viene dada por la inexistencia de condicionantes financieros. Si hubiera un público masivo que pagara por ver cortos, seguramente se perdería gran parte de esa libertad, pero aún así creo que sería positivo.

 

-La selección de cortos que propone para revisitar El Día Más Corto empieza con Mirindas Asesinas (1991) y El Columpio (1992). ¿Qué otros cortos recuerdas de dicha época?

 

Muchos. Los cortos de Javier Fesser (“Aquel ritmillo” y “El secredto de la trompeta”), que en mi opinión es lo mejor que ha hecho Javier. “Himenóptero”, de Alejandro Amenábar, que ganó el primer premio en Elche compitiendo con grandes producciones rodadas en cine. Ahí conocí a Alejandro, que hizo la música de un corto que produje un poco después; recuerdo que me decía que quería hacer cine… y parece que lo ha conseguido, es un crack.

“Cazadores” y “Paraisos artificiales”, de Achero Mañas. Soy muy fan de Achero, creo que debería haber hecho muchos más largos de los que ha hecho. “Huntza”, de Antonio Conesa. “Esposados”, de Juan Carlos Fresnadillo. “Allanamiento de morada”, de Mateo Gil…

 

-¿Cómo valoraría el presente o el estado de salud actual del cortometraje español?

 

España es una gran potencia en cine y, especialmente, en los cortos. Llevo años viajando a festivales y mercados por todo el mundo y veo que España es muy respetada, tanto en cortos como en largos. España es el país del mundo con más distribuidoras de cortometrajes, con más plataformas para inscripción en festivales, es uno de los países que más cortos produce, son muchas las comunidades autónomas que tienen un programa de distribución propio (Kimuak fue el gran pionero)… Siempre se puede mejorar la situación, pero creo que estamos en un gran momento.

 

– ¿Qué parte de su trayectoria le representa mejor o le gusta más? ¿productor, empresario, emprendedor, los festivales de cine…?

 

Al principio de mi carrera me consideraba productor, pero hace ya tiempo que me considero más empresario del sector audiovisual, pues producir es solo una de las actividades que desarrollo. Y, aunque creo que producir sigue siendo la que más me gusta, el resto también me llenan. Me encanta organizar festivales, lo disfruto mucho y creo que, con el gran equipo que tengo alrededor, podemos aportar mucho al festival.

 

Me encanta comercializar películas. Creo que es una de las asignaturas pendientes de muchos cortos; y creo que hay muchas vías para comercializar un buen corto. Y me encanta la plataforma de VoD que montamos hace tres años. Creo que es el reto más difícil y ambicioso al que me he enfrentado en mi vida profesional. En este momento estamos en pleno proceso de búsqueda de inversores.

 

– Con la crisis hemos visto menguar y desaparecer festivales en los últimos años. Los festivales son la ventana principal de los cortometrajes. ¿Deben protegerse, regularse, reestructurarse? ¿Cree que van a surgir otras ventanas como Internet? ¿Internet es una ventana real?

 

Siempre he pensado que debe haber muchos festivales de cine. No estoy de acuerdo con la gente que dice que hay demasiados festivales, creo que todos los municipios tienen derecho a tener su festival y sus habitantes a disfrutar del buen cine. Y, salvo los más grandes, no son competencia entre si.

 

Me parece bien que haya una mínima regulación para que las películas se vean con un mínimo de calidad y nunca se proyecten sin el consentimiento de su productor, pero poco más, a partir de ahí cada festival debe ser libre de hacer lo que considere oportuno y será el propio mercado quien decida si el festival dura muchos años o no.

 

– Cortogenia lleva muchos años abriendo la Gran Vía madrileña a los cortometrajes. Para los cortometrajistas es una referencia ¿Qué planes tiene para este festival que dicen que es “la niña de sus ojos”?

 

Efectivamente, Cortogenia es “la niña de mis ojos”, es uno de los proyectos de los que más orgulloso me siento. Cuando lo creamos, hace 19 años, nos decían que estábamos locos porque nadie iba a ir a ver cortos y mucho menos lo íbamos a poder financiar con patrocinadores. Y hemos conseguido llenar un cine de 1.500 butacas en casi todos los pases durante todos estos años, financiándolo casi íntegramente con patrocinadores privados.

 

El objetivo es doble: acercar el corto al público y dar la oportunidad a los cortometrajistas de hacer un estreno en un gran cine en el centro de Madrid. Es una gozada ver cómo disfruta viendo cortos público que nunca los ha visto, que va por primera vez porque es amigo de alguien de uno de los cortos y a partir de ese momento se convierte en espectador habitual del festival. Es un proyecto que suele ser deficitario, pero nos llegan muchos emails felicitándonos y eso es muy gratificante, compensa todo.

 

El año que viene se cumple la edición número 20 y creo que ha llegado el momento de hacer cambios significativos en el festival. Además del cambio de sede (pasamos del cine Capitol al Palacio de la Prensa), vamos a intentar rodear cada proyección de estrenos de cortos con muchas más proyecciones y actividades paralelas. Queremos crear una sección competitiva de cortos de brandend content, que sería la primera en España y, hasta donde sabemos, del mundo. Queremos hacer secciones informativas con los cortos del homenajeado, con los de un país invitado, con los ganadores de otros festivales, con los mejores cortos que hemos recibido y se han quedado fuera de la sección oficial… Queremos hacer actividades de industria, juntado a productores y agentes de ventas y distribuidores de todo el mundo. Además, queremos tener una completa programación online una semana cada dos meses. Tenemos un proyecto ambicioso ya diseñado y estamos buscando el dinero necesario para hacerlo. Lo más difícil de Cortogenia cada año es, como en las películas, encontrar la financiación necesaria para hacer todo lo que queremos.

 

 

Luis Collar ha producido 25 cortometrajes y 17 largometrajes con Nephilim Producciones; ha producido infinidad de publicidad y branded content desde Greatways Advertisement; ha creado y gestionado festivales de cine por toda España (Documenta Madrid, Animadrid, Animacor, Almería en corto, Seminci) pero especialmente Cortogenia, un festival inaudito, de referencia para todos los que nos dedicamos a esto dentro y fuera de España, que estrena cortometrajes en la sala más grande y emblemática de la Gran Vía madrileña, el cine Capitol; en su frenética actividad como emprendedor, ha creado plataformas de visionado de cortometrajes y documentales bajo demanda en internet (feelmakers.com), participa en todo tipo de empresas relacionadas (distribución, ventas, ticketing, publicidad) y siempre se ha implicado en el sector audiovisual, involucrándose en la creación de las asociaciones del corto como la PNR y la Coordinadora del Cortometraje Español. Además, es miembro de la Academia de Cine, de AMA y Filmad.

 

Todo el que lo desee está invitado a participar en la sexta fiesta del cortometraje organizando una proyección de cortos el día 21 de diciembre para compañeros, vecinos, familia o amigos, para que ese día se vea cine corto español en los colegios, los hospitales, las bibliotecas, los centros culturales, los bares y hasta en la calle.

 

En todas partes. Solo se necesita conexión a internet y un proyector o una tele grande. La organización facilita los mejores cortometrajes españoles, organizados por géneros, edades y temas. La inscripción es gratuita y muy sencilla en www.eldiamascorto.com.

 

La 6ª edición de la fiesta del cortometraje está organizada por la Coordinadora del Cortometraje Español con la colaboración de RTVE y elMinisterio de Cultura a través del ICAA, el Ministerio de Exteriores a través de AECID, el Ministerio de Industria a través de RED.ES y el Ministerio de SSSI a través del INJUVECon la participación del Instituto Cervantes, la Filmoteca Nacional, la Academia de Cine y la Federación de Municipios y Provincias (FEMP)y con el apoyo de la Fundación SGAEMovistar+, NotodofilmfestFILMINFEELMAKERS.comEVASIÓN y SGO.

18 diciembre, 2018