PASCAL GAIGNE: “LA GENTE ESTÁ DISPUESTA A VER CORTOS, ES UNA CUESTIÓN DE INFORMACIÓN Y EDUCACIÓN”

 

El compositor es uno de los homenajeados de la sexta edición de [ED+C] y explicó su disciplina para componer y su visión desde esa frontera que une la música con el cine

 

14 de diciembre de 2018. El compositor Pascal Gaigne, uno de los homenajeados en esta sexta edición de El Día Más Corto, nos atendió amablemente para contarnos un poco más sobre su trabajo y su pasión por los cortometrajes.

 

-Desde La fiesta del corto/[ED+C] se propone acercar el cortometraje al público invitándole además a crear sus propias proyecciones. ¿Conocía el proyecto? ¿Qué le parece?

Había oído hablar de ello, pero no conocía los detalles de cómo funciona. Me parece genial, una iniciativa muy bonita e interesante. Es muy importante para los cortometrajes: enseñarlos, difundirlos,… Una idea muy buena.

 

-Además del homenaje que se le realizará, usted se ha sumado a la celebración elaborando un programa de cortometrajes unidos todos ellos por su música. ¿Encontrará el espectador puntos en común en ella?

No se si en todos, pero en muchos de ellos sí hay puntos en común, sobre todo la forma de hacer música que tengo. Con el paso de los años uno va desarrollando no un estilo, que sería mucho decir, pero sí una firma un poco personal y una forma de hacer funcionar los elementos musicales entre ellos. Muchas gente dice que hay como una unidad de estilo, aunque los cortos no tengan nada que ver entre ellos. La filosofía de la banda sonora es un poco el punto de encuentro entre ellos. Yo hice una selección de los menos conocidos o menos vistos para [ED+C] para salir un poco de los habituales que la gente conoce más. Alguno hay, pero la mayoría son menos conocidos.

 

-Usted ha trabajado haciendo música para casi todos los géneros: largometrajes, obras de teatro e incluso músicos propiamente dichos. ¿Qué diferencias encuentra con ellos a la hora de trabajar en un corto?

Cada uno es diferente. Yo creo que en el corto y en el largometraje tradicional hay más puntos en común que con la música para teatro o para conciertos. Aunque a veces no se diga igual, sí que tienen ese punto en común que es el lenguaje cinematográfico. Entre teatro, música y cine tienen diferencias también en la parte en la que trabajas para otra persona. En una película o una obra trabajas para alguien, mientras que en el ambiente musical puedes trabajar para tí. Esto cambia mucho sobre todo la manera de estructurarlo, porque en una película o en una obra de teatro hay una estrucrura interna que te obliga a cambiar la forma de trabajar. No es una página en blanco sino que trabajas con el fondo ya construido. En definitiva, la mayor diferencia son esas estructuras que condicionan al compositor, ya que el ambiente musical da libertad total al compositor.

 

-Desde su punto de vista. ¿Qué le falta al cortometraje para asentarse como un género propio ante el gran público, como los largos o las series?

Sería importante que los mismos que hacen cortos dejen de pensar en el formato simplemente como un paso previo para luego hacer un largometraje. Muchos de los directores lo hacen con la idea de probar y desarrollar su técnica para luego hacer un largo. Que haya más gente que piense en hacer cortos porque quiere trabajar en formatos de quince minutos o simplemente trabajar de otra forma. Me acuerdo de un festival de hace muchos años en Alcalá de Henares donde había muchos cortos realmente modélicos, que no intentaban buscar una idea a desarrollar después en un largo. Eran mucho más cortos que ahora. Había muchos que duraban cinco o siete minutos, con ideas sueltas, y era genial. Eso se está perdiendo un poco. El concepto de cortometraje como obra total. La gente está dispuesta a ver cortos, es una cuestión de información y educación. Además ahora con todo el mundo de internet y las nuevas plataformas hay mucha más facilidad para los formatos pequeños. Es una cuestión sobre todo de mantener ese gusto por el formato corto, no como muchos de ahora que duran 25 o 35 minutos. Es demasiado.

 

-Hay quien piensa que de ocurrir eso, que el corto cree su propia industra, se arriesgaría a perder parte de su esencia y de su libertal artística. ¿Qué opina al respecto?

Estoy absolutamente de acuerdo con eso. Se vuelve un poco contra tí. Si tienes que obedecer a ciertas normas, a ciertos cauces económicos y comerciales, se acaba un poco la libertad y esa locura que tienen los cortos. En un largometraje hay mucha disciplina pero en un corto puedes experimentar y probar cosas que no respondan a nada económico ni comercial.

 

-En su trabajo usted debe adaptarse a la propias imágenes que va a musicalizar pero también al director, figura tan diferente en cada caso. ¿Es tan difícil cómo parece desde afuera?

Si y no. Es difícil con algunos directores que hacen sus primeros trabajos. Tienen ideas muy grandes y piensan que las máquinas van a resolver todo lo que no consigues. Ahora, para mí es también un terreno de experimentos, de conocer gente nueva y experimentar nuevas ideas. A mi me encanta apoyar con mi experiencia y mis medios a gente joven que está empezando en esto.

 

-¿Qué es lo que más le inspira para componer? ¿Hay otros músicos o artistas que le influyan especialmente?

Obviamente que escucho otras músicas, pero no para inspirarme. Tengo la suerte de no tener problemas de este tipo. Trabajo todos los días y lo hago como una disciplina. Llevo años que, tenga algún proyecto o no, estoy componiendo cosas. Algunas te sirven y otras no. Es como un escritor que se levanta todos los días a escribir sea bueno o malo, yo hago un poco lo mismo. Como se suele decir, que la inspiración te pille trabajando. Después ya haces un poco el balance y sacas cosas buenas y otras que no tanto, pero hay que estar en movimiento todo el rato para no perder la costumbre de componer. No creo mucho en el tópico de ese momento en el que se te aparece una luz divina.

 

-¿Un compositor tan amplio como usted puede tener un instrumento/ tiene alguno predilecto? ¿O estaría mal visto decantarse por uno?

¿Por qué no? Es cuestión de gustos. Yo no tengo ninguna preferencia a pesar de ser guitarrista. Depende un poco. Al final es una herramienta y tienes que saber usar un poco cada una. Por otro lado hay instrumentos que son muy prácticos como el piano, con el que es muy fácil componer. Pero no tengo ninguna preferencia concreta.

 

-Si uno es músico y, como usted, le gustaría dedicarse a trabajar en cine. ¿Por dónde le recomendaría comenzar?

Hay escuelas, pero no puedo hablar mucho de eso porque yo no fui a ninguna específica para cine. Algunas te explican un poco como funciona pero, como siempre, también te condicionan a trabajar de una cierta forma, entonces eso hay que controlarlo. Al final lo importante es hacerlo: pillar unos amigos que vayan a hacer un corto y ayudarles o simplemente un documental familiar. La mejor manera de avanzar en esto es hacer y para hacer al principio hay que ofrecerse y aceptar un poco de todo, y después a partir de ahí con esto y ayuda de alguien más profesional… También hay que estudiar.

 

-Desde su experiencia… ¿Cómo ve el presente de la industria cinematográfica?

Bueno parece que todo sigue girando hacia las series. Todos trabajamos en series o en televisión, y hay algunas muy buenas, no lo critico para nada. Es un cambio de formato y de espíritu. Está claro que cada vez hay menos gente en las salas y que el consumo ha cambiado. Yo me resistí mucho, porque no quería trabajar en televisión, pero reconozco que ha mejorado mucho la calidad de la series y del trabajo que nos ofrecen. Hay que ser realista, es así.

 

Pascal Gaigne dirigiendo la grabación de la música de “7 mesas de billar francés”, de Gracia Querejeta, en 2012.

 

Pascal nació y estudió en Francia hasta que en 1985 se trasladó a San Sebastián, desde donde ha desarrollado una prolífica carrera como compositor de música de concierto y de bandas sonoras para cine, habiendo firmado más de un centenar de obras entre largometrajes, cortometrajes y documentales. También ha compuesto música para teatro y ha ejercido como productor musical y arreglista en grabaciones de varios grupos y cantantes (Amaia Zubiria, Labordeta, Beñat Axiary y otros).

 

Entre los muchos galardones recibidos por su trabajo, destaca el Pentagrama de oro en el festival de Buenos Aires para “El otro barrio”, y el premio a la Mejor banda sonora Europea para “Azul oscuro casi negro” otorgado por la federación Europea de Asociaciones de Compositores de Cine. Ha sido nominado el Goya en 3 ocasiones (“El olivo”, “Loreak”, “Verbo”), galardón que finalmente obtuvo este año por “Handia”.

Pero lo que más nos llama la atención es que, habiendo trabajado con directores de reconocido prestigio como Victor Erice (El sol del membrillo), Iciar Bollain (El Olivo), Montxo Armendariz (Silencio roto) o Gracia Querejeta (7 mesas de billar Francés), Pascal nunca haya dejado de componer para cortometrajes, aportando no solo su música sino su buen hacer y su gran experiencia a los primeros pasos de cineastas como Eduardo Chapero-Jackson, Daniel Sánchez Arévalo, Jon Garaño, Aitor Arregui & Jose Mari Goenaga.

 

Por todo lo anterior y sobre todo por su música, nos hace enormemente felices celebrar este humilde homenaje a Pascal Gaigne en la fiesta del cortometraje. El propio Pascal ha configurado un programa que nos hace especial ilusión, un programa de cine pensado para ser visto pero también para ser escuchado, un grupo de obras de diferentes autores y épocas, enlazados por ese hilo invisible que recorre cortos tan distintos entre sí, dejándolos unidos por la música de Pascal Gaigne.

Grabación de ” OMERTA” de Pavel Giroud, Sofia 2006.

 

Todo el que lo desee está invitado a participar en la sexta fiesta del cortometraje organizando una proyección de cortos el día 21 de diciembre para compañeros, vecinos, familia o amigos, para que ese día se vea cine corto español en los colegios, los hospitales, las bibliotecas, los centros culturales, los bares y hasta en la calle.

 

En todas partes. Solo se necesita conexión a internet y un proyector o una tele grande. La organización facilita los mejores cortometrajes españoles, organizados por géneros, edades y temas. La inscripción es gratuita y muy sencilla en www.eldiamascorto.com.

 

La 6ª edición de la fiesta del cortometraje está organizada por la Coordinadora del Cortometraje Español con la colaboración de RTVE y elMinisterio de Cultura a través del ICAA, el Ministerio de Exteriores a través de AECID, el Ministerio de Industria a través de RED.ES y el Ministerio de SSSI a través del INJUVECon la participación del Instituto Cervantes, la Filmoteca Nacional, la Academia de Cine y la Federación de Municipios y Provincias (FEMP)y con el apoyo de la Fundación SGAEMovistar+, NotodofilmfestFILMINFEELMAKERS.comEVASIÓN y SGO.

 

14 diciembre, 2018